En 1971, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, la NASA, en un esfuerzo por ayudar a los astronautas a soportar la fuerza G durante el despegue, desarrolló un material viscoelástico para amortiguar, sostener y aliviar la presión colocándolo en los asientos de los transbordadores espaciales.


Fueron los suecos que después de muchos años de investigación y 10,000 intentos, desarrollaron la fórmula patentada que fue nombrada espuma “TEMPUR” y exitosamente presentada en el el primer ‘Colchón sueco Tempur’ en 1991.


A principios de la década de 1990, el vicepresidente de Fagerdala, Mikael Magnusson y el propietario Dag Landvik conocieron al empresario de Kentucky, Robert B Trussell, quien al conocer el colchón sueco TEMPUR, se convenció de inmediato del gran potencial del producto.


Trussell obtuvo los derechos de distribución de los colchones de espuma y se asocia con un amigo de la escuela primaria llamado Bob Hoeller, con el que escribió un plan de marketing, que luego enviaron a Estocolmo para su aprobación.


Le otorgaron sucesivamente los derechos de distribución norteamericanos, y así fundaron Tempur-pedic en 1992 en E.U.A.
Trussell buscó apoyo para seguir adelante con sus planes y es cuando los suecos le compran una participación en la empresa. Tempur-Pedic comienza a crecer vendiendo a través de tele comerciales, quiroprácticos y fisioterapeutas. Estos
canales se ampliaron con la apertura de una tienda minorista en un Lexington Mall, el Tempur-Pedic Swedish Mattress Center, la primera de varias tiendas que la compañía esperaba abrir, un plan que años más tarde se haría realidad.
Para 1995, Trussell recurrió a un outsourcing, para crear una fuerza de ventas nacional subcontratada de transición. Aunque fueron pagados por la agencia outsourcing, Tempur-Pedic estableció la tasa de pago y los objetivos, que incluían visitar cinco hogares de ancianos y dos hospitales cada semana. Después de 90 días, Tempur-Pedic pagó una tarifa de liberación para retener a los representantes más productivos. Con una fuerza de ventas ampliada, a finales de 1995 Tempur-Pedic había triplicado sus ventas.


Tempur-Pedic siguió aumentando los ingresos a un ritmo constante. Creó una “cabina espacial” para que los consumidores la experimentaran en ferias de muebles, y viajaran al espacio probando la espuma durante 10 minutos. Esto provocó que las ventas aumentaran dramáticamente con los minoristas.


Aparte de sus exitosos esfuerzos de ventas directas por televisión, la compañía recibió mucha publicidad gratuita.


TA Associates, una empresa de capital de crecimiento fundada en 1968, compra el negocio y Trussell fue contratado como CEO de Tempur World. Llevando así a la marca al siguiente nivel.


Actualmente Tempur-Pedic International, Inc. es un fabricante y proveedor exclusivo de colchones y almohadas hechos de espuma TEMPUR.
Con tres plantas a nivel mundial, ubicadas en Dinamarca, Kentucky y Nuevo México son las únicas que fabrican la espuma patentada.
La sede de la empresa se encuentra en Lexington, Kentucky. Y cotiza en la bolsa de valores de NYSE.


Las marcas TEMPUR y TEMPUR-PEDIC se comercializan en 80 países alrededor del mundo.


Desde 2012 hasta 2020, solamente en EEUU, se abrieron 68 boutiques exclusivas TEMPUR PEDIC.


Tempur se ha convertido en la marca de mayor nivel de satisfacción en el mundo y la más recomendada por quienes disfrutan de su incomparable sensación de abrazo y soporte.


Es la empresa de sistemas de descanso más grande del mundo.
Una vez que se prueba un Tempur, jamás se regresa a otro sistema de descanso.