3 claves para saber si necesito una nueva silla ejecutiva

September 25, 2017 8:00 am

Cuando la silla ejecutiva en la que pasa la mayor parte de su jornada laboral ya no le brinda soporte y confort es tiempo de reemplazarla. 

Su silla de oficina es un elemento importante de su trabajo, no solo para su comodidad, sino para garantizar su bienestar y ayudar en la productividad.

Sin importar si trabaja desde casa o tiene que trasladarse diariamente a una oficina, de esta silla depende en una buena medida cómo transcurre su día de trabajo.

Como con todo mobiliario y equipo, las sillas eventualmente necesitan ser reemplazadas. Pero a veces estamos tan acostumbrados a la silla que usamos que no nos damos cuenta que debemos cambiarla.

Es momento de tomarse una pausa y examinar su silla ejecutiva, para determinar si le vendría bien un cambio o aún puede acompañarle en sus labores por algún tiempo más.

Para ayudarle hemos reunido aquí tras claves para saber si es tiempo de adquirir una nueva silla ejecutiva:

 

1. El aspecto de la silla ejecutiva ha decaído

El primer paso para inspeccionar su silla ejecutiva es un examen visual. Busque señales de desgaste, si alguna parte se ve floja o está cayéndose. Revise cuidadosamente los tornillos, ¿aún están en su sitio y correctamente ajustados?

En las zonas acolchadas debe asegurarse que no haya hundimientos, que en el respaldo y asiento no esté su silueta marcada. La tela no debe tener manchas, roturas o zonas desconocidas.

Toda esta inspección visual no busca desechar una silla que “se ve mal”, sino que éstas son señales de que la silla ya no funciona apropiadamente, que ha perdido sus características de soporte y comodidad.

 

2. Usted no se siente cómodo en la silla

Ahora siéntese en la silla, revise que al recostarse, girar o trasladarse, ninguna parte se sienta floja.

Tome un momento para colocarse en la postura que generalmente usa al trabajar y haga un examen de las sensaciones de cada parte de su cuerpo. ¿Su cuello y hombros están relajados? ¿su espalda tiene soporte en la zona lumbar, donde la columna se curva hacia adentro? ¿sus piernas y glúteos están cómodos y sus pies llegan al piso? ¿qué hay de sus brazos, siente que se esfuerzan de más?

Si siente presión en alguna parte de su cuerpo, lo más probable es que esa silla no le esté dando el soporte adecuado. De ser así, podría representar un riesgo para su salud, aumentando la probabilidad de lesiones y una pobre postura.

 

3. Usted no se siente bien al final de la jornada laboral

Es común que al final de un largo día de trabajo, agitado y estresante, nos sintamos cansados. Pero esto no debería ocurrir todos los días.

Si a medida que avanza la jornada, pequeños dolores y molestias se van agudizando, y usted está cada vez más incómodo aunque únicamente pase unas pocas horas usando la silla, es momento de cambiarla.

Peor aún, si siempre ha sido así, es probable que la silla que utiliza fuera completamente inadecuada desde el principio.

 

Ante una o varias de estas señales debe cambiar su silla ejecutiva. No subestime el valor que una buena silla puede traer a su comodidad y productividad.

Le recomendamos nuestra selección de sillas de oficina, entre las que encuentra la HugM Pro, con doble respaldo se ajusta a sus movimientos, brindando soporte a lo largo del día.

O bien, puede optar por la elegante y ergonómica Vaya Chair, que cuenta con un sistema de apoyo lumbar ajustable, asiento regulable y controles intuitivos para ajustarla fácilmente mientras está sentado.

Visítenos y con gusto le ayudaremos a escoger la mejor silla ejecutiva.

Tags: , , , ,

Categorised in: , ,

This post was written by TuDescanso

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *